Desikachar sobre Krishnamurti y Yoga

Por T.V.K. Desikachar

texto del libro "Krishnamurti. 100 years de Evelyn Blau, Stewart Tabori & Chang, 1995.


Traducción por Gabriela Binello

"En la década de 1960, enseñar yoga no se consideraba una profesión seria. Un punto de inflexión en la popularidad del yoga fue cuando comencé a enseñar Krishnamurti. La primera vez que me enteré de Krishnaji fue en una carta que mi tío B.K.S. Iyengar le escribió a mi padre desde Suiza. Para mi tío, fue un gran evento cuando Krishnaji asistió a sus demostraciones de asanas en Saanen. Mi padre me mostró la carta, pero la información tuvo poco impacto en mí. Eventualmente, sin embargo, los eventos me acercaron mucho a Krishnaji (...)


En diciembre de 1965, Alain Naudé, secretario de Krishnamurti, visitó a mi padre en nuestro pequeño departamento en Madras. Recibió un mensaje de Krishnaji. Fue una solicitud para que mi padre visitara su residencia y le demostrara a Krishnaji cómo se deben practicar asanas y pranayama (posturas de yoga y control de la respiración). Mi padre estuvo de acuerdo. El día señalado, Alain Naudé vino a llevarlo a Vasanta Vihar (Fundación Krishnamurti India). Mi padre nos pidió a mi hermano y a mí que nos uniéramos a él. Cuando llegamos, Krishnaji salió con las manos juntas y agradeció profusamente a mi padre por la visita.

 

A pesar de sus 69 años, las posturas que demostró eran de la naturaleza más avanzada.

Mi primer recuerdo de Krishnaji es de una persona gentil y anciana con una camisa larga y suelta y la espalda muy recta. Tomó la mano de Krishnamacharya y nos llevó a su habitación. Pronto expresó su deseo de ver cómo practicábamos yoga. Siguiendo las instrucciones de mi padre, mi hermano y yo comenzamos la demostración de posturas de yoga. Después de unos treinta minutos de observación, Krishnaji le pidió con entusiasmo a mi padre: "Sir, quiero aprender asanas de usted, pero no debo molestarlo". ¿Puede enviar a uno de sus hijos? ". Traduje esta solicitud a mi padre. Mi padre le aseguró a Krishnaji que arreglaría algo pronto.

Esta primera visita en diciembre de 1965 comenzó una asociación con Krishnaji que terminó solo con su muerte. Al día siguiente, cuando Alain Naudé volvió a llamar, mi padre me indicó que fuera a Krishnaji, insistiendo en que debía mostrar el mayor respeto. Cuando fui a su residencia, Vasanta Vihar, allí estaba en el porche con los brazos abiertos para darme la bienvenida. Mientras me conducía a su habitación, me preguntó cariñosamente acerca de mi padre como si se hubieran conocido por años. Antes de comenzar nuestra primera lección, expresé el deseo de ver la práctica de yoga de Krishnaji. Estaba listo en poco tiempo.


A pesar de sus 69 años, las posturas que demostró eran de la naturaleza más avanzada: todas las variaciones de posición de cabeza, posición de hombros, equilibrio de manos y muchos arcos de espalda difíciles. Y aunque su cuerpo era pequeño y las posturas variadas y asombrosas, su pecho era tan apretado como un barril. También noté que su respiración estaba restringida y jadeante, sus manos temblaban, su cuello era de granito y sus ojos a veces rodaban de lágrimas. Sin embargo, su entusiasmo nunca decayó.



Le expliqué a Krishnaji que debía practicar posturas y ejercicios de respiración que podrían reducir estos problemas, y ciertamente no los que los aumentarían. Simplemente aceptó mi consejo y me aseguró que estaba allí para aprender todo lo que yo enseñara. También me dio más información sobre su salud. Era obvio que necesitaba atención especial, y estaba claro que yo necesitaba orientación en estos asuntos. Me despedí, confesando que le pediría dirección a mi padre. Krishnaji estaba complacido. Acordamos encontrarnos al día siguiente.


Discutí la práctica de yoga de Krishnaji y los problemas de salud con mi padre. Sintió que Krishnaji debería hacer posturas muy simples y regímenes de respiración. Me dio instrucciones claras, algunas de las cuales eran tan exclusivas de mi experiencia que me sorprendió. Por ejemplo, quería que le enseñara a Krishnaji una pose con las piernas levantadas contra la pared. Aquí debería permanecer respirando profundamente. ¡No más paro de cabeza! La rigidez de su cuello debía ser corregida por el más simple de los movimientos de la cabeza. Cumplí fielmente las instrucciones de mi padre. Krishnaji estaba tan ansioso por aprender que lo veía todos los días, algunos días más de una vez. Me sorprendió su notable capacidad para adaptarse a esta nueva instrucción, tan contrario a la instrucción que había recibido y practicado anteriormente. En unas pocas semanas, no había rastros de entrenamiento previo.

Su práctica fue tan regular y puntual que me sorprendió. Todos los días estaría en el porche, justo en el punto, para recibirme, a veces con una rosa en la mano. Le enseñaría por la mañana durante 20 minutos antes de que diera su charla, y luego nuevamente por la tarde. Su lugar de práctica estaba impecable. Todo estaba en su lugar, hasta el lápiz y la revista. Siempre estaba ansioso por comprender el significado de lo que le enseñaba. Gracias a sus preguntas, mi maestro me obligó a aprender más y más sobre el yoga. A menudo me preguntaba: ¿Qué es el yoga? ¿Qué es el yoga? "Y la única respuesta que parecía satisfacerlo fue cuando lo definí como Shanti." Su actitud hacia mí fue exactamente como estudiante hacia su maestro. Él no se sentaría antes que yo. Me llevaría a su habitación. Nunca me dejaría ayudarlo a arreglar la alfombra para su práctica. No fue fácil para mí, a mis 27, dejar que esto sucediera, especialmente cuando el estudiante tenía 69 años y era J. Krishnamurti, pero no tuve otra opción.


Su salud comenzó a mostrar signos de mejora. Estaba tan satisfecho con la mejora en su salud que comenzó a aconsejar a quienes acudieron a él a practicar yoga también, y el yoga se hizo cada vez más popular en la ciudad. Cuando dejó Madras por el valle de Rishi, me invitó a unirme a él. Más tarde me invitó a Saanen. Insistió en que debía ir allí para continuar nuestras clases y enseñar a algunos de sus amigos. Le aseguré que primero debía consultar con mi maestro en Madras. De vuelta en Madrás, mi padre me aconsejó que aceptara la invitación. Pero sentí que primero mi tío, Shri B.K.S. Iyengar, quien durante muchos años había enseñado tanto a Krishnaji como a otros amigos de Krishnaji en Saanen, debía aprobar este acuerdo. Escribí a Krishnaji en consecuencia. Krishnaji se reunió con mi tío en Bombay, y pronto recibí una carta positiva. Entonces, aunque vacilante, no me quedó más remedio que aceptar la invitación de Krishnaji.


Mi tío llegó para dar sus clases. También se quedó en el chalet. Aquí estaba, enseñando a Krishnaji, mientras que en el mismo chalet mi tío enseñaba a sus alumnos. Y fue aquí justo el año anterior cuando le estaba enseñando a Krishnaji. El potencial de tensión era real, sin embargo, Krishnaji hizo todo lo posible para tranquilizarme a pesar de la delicada situación. Gracias a su cuidado, mi primera visita a Europa salió bien y no pasó nada que estorbe mi relación con mi tío.

Todos los años, durante casi diez años, le daba lecciones a Krishnaji.

Krishnaji me presentó a tantos visitantes distinguidos. Me mostró algunos de los mejores lugares de Suiza. Él mismo conduciría su Mercedes y hablaría sobre las características especiales del automóvil. En todas las conversaciones descubrí que estaba tan bien informado sobre diferentes partes del mundo y diversas costumbres de Occidente. De hecho, mis primeras lecciones sobre los modales en la mesa occidental vinieron de él: "No apoye los codos sobre la mesa. Usa la mano izquierda para el tenedor. No extiendas los codos. No lleves tu boca al plato. Espera la segunda ayuda ". También me presentó el valor de comer fruta primero, por qué las ensaladas deben preceder a la comida cocinada, qué nueces eran las mejores, cómo partir las nueces de Brasil. Era muy meticuloso con las diferentes tareas domésticas. Solía ​​limpiar el baño él mismo. Solía ​​verlo, muchas veces, limpiando el baño, y él decía: 'Uno debe dejarlo tan limpio como estaba antes de usarlo'. Su consejo al tratar con personas y situaciones fue inequívoco: 'No seas otro mono. "Sé tú mismo”


A menudo me llevaba a pasear, donde me instaba a estudiar, a aprender todo lo que mi padre tenía que enseñar. Incluso me ofreció una beca para que esa necesidad no me alejara del estudio, y fue entonces cuando él mismo tuvo problemas financieros. Un día me dijo: ‘Sir, si es necesario, venderé mi camisa y le enviaré dinero, pero estudie; debes hacerlo.’


Al año siguiente, cuando Krishnaji regresó a Madras, llamé a Vasanta Vihar para pedir una cita. El caballero que recibió mi llamada no me conocía. Él respondió secamente: ‘No puedes ver a Krishnaji. Tal vez después de algunas semanas, no ahora. "Respondí:" Señor, no es tanto que soy yo quien busca ver a Krishnaji. Tal vez sea Krishnaji quien quiera verme". Se sorprendió:" ¿Cuál es tu nombre? ". Le di mi nombre. Tersamente me dijo que esperara. En unos segundos regresó. 'Perdóneme. Krishnaji está en camino para hablar contigo ". Cuando Krishnaji llegó, se disculpó, aunque no mencioné este intercambio. Krishnaji expresó un deseo de ver a mi padre. Vino a nuestro pequeño departamento en Mandaveli. Se sentó en el piso desnudo frente a mi padre. Aunque mi padre no hablaba inglés, se aseguró de que mi padre recibiera el siguiente mensaje: "Señor, por favor enséñele a su hijo Desikachar todo lo que sabe".



En junio de 1966, fui a Saanen donde me quedé con Krishnaji en el Chalet Tannegg. En unas pocas semanas, todos los años, durante casi diez años, le di lecciones a Krishnaji, a veces en Inglaterra, a veces en Suiza, a menudo en Madras. Cada vez que lo veía, era un estudiante "nuevo" listo para aprender algo nuevo. Siempre tuve el privilegio de visitarlo cuando lo deseaba. Sin embargo, después de que cesaron nuestras lecciones formales, no lo vi durante varios años porque no quería molestarlo. En 1984, nos encontramos después de un descanso de dos años. Me sorprendió cuando me retó, ‘¿Por qué no nos hemos encontrado estos años? Tal vez te has convertido en un gran pez “.

No pretendo saber lo que Krishnaji enseñó con la palabra sino a través de su ejemplo.


En enero de 1985 nos volvimos a encontrar y él me invitó a almorzar. Sugerí que era yo quien debería invitarlo. "¿Tal vez pueda ofrecer una velada de canto védico?" Fue rápido en respuesta, "Sir, hazlo. Hazlo ahora ". Sugerí traer un pequeño grupo para hacerlo más interesante. Hicimos el canto. Se sentó atento durante noventa minutos, a veces cantando con nosotros. Al final de la sesión, pidió una pieza específica, era una oración a Krishna, de Mukunda Mala.

En enero de 1986 me reuní con él unos días antes de su repentina partida a los Estados Unidos. Era el mismo de siempre. Preguntó por mi familia y quería que le presentara sus respetos a mi padre. Espontáneamente, hice una petición totalmente inusual: "Sir, le pido sus bendiciones". Él respondió: "No sir, somos amigos". Ese fue el último mensaje que me dio.


Krishnaji nunca aceptó el papel de gurú, pero aquellos como yo que tuvieron la oportunidad de enseñarle algo saben que él era el ejemplo perfecto del estudiante. Me pregunto si él querría que fuéramos y hiciéramos lo mismo incluso antes de salir a buscar un maestro. Se dice que el maestro aparece solo para el estudiante serio. No pretendo saber lo que Krishnaji enseñó con la palabra, pero sí con su ejemplo: limpieza, puntualidad, dignidad del trabajo, respeto por los demás, humildad ante el maestro, independientemente de su estatura o edad, entusiasmo por aprender a fondo, consideración por otras culturas. A menudo se dice que no estaba al tanto de los problemas del hombre común, pero su preocupación por los indios pobres que son explotados era evidente. Estaba triste cuando la religión explotaba a los pobres. Solía ​​compartir todos esos sentimientos de tristeza, lo que era evidente en sus ojos.

Krishnaji ya no existe. Yo, por mi parte, puedo decir que nunca mostró menos preocupación por mí que por aquellos que estaban asociados con sus seguidores. Siempre estaba advirtiendo: "Sir, no se convierta en un gurú, no explote, no se haga rico".

Gracias Krishnaji. Te recordaré a ti y a tus consejos."








57 vistas
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle